25 abr. 2010

RAWA



RAWA (Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán) se crea en Kabul en el año 1977, como una organización política independiente de mujeres afganas en lucha por los derechos humanos y por la justicia social en Afganistán.
Desde entonces, y hasta hoy, luchan por conseguir unos objetivos claros:
- Luchar contra los tipos de fundamentalismo talibán y jehadis y sus maestros forasteros.
- Establecer la libertad, la democracia, la paz y los derechos de las mujeres en Afganistán.
- Establecer un gobierno laico electo basado en valores democráticos.
- Unir a todas las fuerzas pro-libertad y democráticas y luchar contra todos aquellos que colaboran con los fundamentalistas.
- Luchar contra aquellos traidores que pretenden desintegrar a Afganistán causando guerras tribales y religiosas.
- Lanzar proyectos educativos, sanitarios y de generación de recursos dentro y fuera del país.
- Apoyar a todos los movimientos pro-libertad del mundo.
Llevan a cabo sus proyectos no sin dificultades; su lider, Meena, fue asesinada en 1987 por agentes afganos de la entonces KGB en complicidad con la banda fundamentalista Gulbuddin Hekmatyar, colaboradores de RAWA han sido secuestrados y sometidos a malos tratos, sus manifestaciones han sido reventadas por ataques talibanes y las amenazas directas a la asociación y a sus simpatizantes están a la orden del día.
RAWA denuncia la situación de las mujeres en Afganistán, que sufren constante riesgo de violación y violencia sexual por parte de miembros de facciones armadas y ex combatientes, sin olvidar el casamiento a la fuerza, especialmente de niñas pequeñas, y la violencia contra las mujeres en el seno de la familia.
Todo esto es soportado y alimentado por su sistema gubernamental, que poco cambia si está en manos de jehadis o talibán; pero ellas mismas afirman que consideran a los talibán más dañinos e ignorantes que los jehadis: "Los jehadis estaban matándonos con pistolas y espadas pero los talibán nos están matando con algodón".
Algunas de las restricciones impuestas por los talibán a las mujeres en Afganistán incluyen:
- Completa prohibición del trabajo femenino fuera de de sus hogares. (Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul).
- Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).
- Prohibición de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibanes han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos).
- Requerimiento para las mujeres de llevar un largo velo (burqa), que las cubre de la cabeza a los pies. De lo contrario, pueden recibir de forma legítima azotes, palizas y abusos verbales.
- Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.
- Prohibición a las mujeres de reír en voz alta (ningún extraño debe oír la voz de una mujer).
- Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.
- Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo autobús.
- Prohibición de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

La situación de las mujeres es dura, pero también lo es la determinación de RAWA a cambiarla. Son un ejemplo genuino de valentía y espíritu revolucionario.
Cuando en su web consultamos ¿Qué podemos hacer para ayudar a RAWA?, el primer apartado nos habla de presentarlas a ellas y a sus actividades, y así lo hacemos humildemente desde este blog. Gritamos con dolor, rabia y esperanza su nombre, para que así deje de ser otro "problema que no tiene nombre", para que le demos el plano de existencia que merece y arrojemos algo de luz sobre la nube de polvo con la que los medios de comunicación pretenden cegarnos.

Os dejamos una serie de enlaces que pueden ser de interés:
- Página web de RAWA.
- Artículo de Mariam Rawi: Gobierno de los violadores.
- Entrevista de alasbarricadas.org a Mariam Rawi.

Y nos despedimos con parte de un poema de la "mártir" Meena:
Nunca volveré
Soy la mujer que ha despertado.
Me he levantado y convertido en tempestad entre las cenizas de mis criaturas abrasadas.
Mis ruinosas y quemadas aldeas me llenan de rabia hacia el enemigo.
Oh compatriota, no me veas más como débil e incapaz,
mi voz se entremezcla con miles de mujeres en pie
para romper todas juntas todos esos sufrimientos, todos esos grilletes.
Soy la mujer que ha despertado;
He encontrado mi camino y nunca jamás retrocederé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario