30 sept. 2010

Nuestra posición ante la Huelga General


Nosotras, feministas revolucionarias, apoyamos la huelga general del 29 de septiembre frente a una reforma laboral que precariza aún más si cabe nuestras vidas, a través de medidas que empeoran nuestras condiciones de trabajo, abaratan y facilitan el despido, mientras recortan derechos a las pensiones o al subsidio por desempleo. Una precarización más aguda si cabe en el caso de las mujeres: la diferencia salarial sigue siendo del 16%, la intromisión en nuestras vidas y elecciones es aún más prepotente…

Sabemos que la huelga llega tarde, que la reforma está aprobada, pero debemos decir basta, expresar nuestro rechazo a estas medidas. Sabemos que no es suficiente, y por ello creemos más que necesario reconstruir una identidad como trabajadores y trabajadoras que ponga en el centro valores como la solidaridad, el apoyo, la cercanía, para vivir mejor cotidianamente, desde ya. Y en esta reconstrucción las mujeres tenemos mucho que decir. No sólo porque debemos afrontar el machismo que cotidianamente se expresa en nuestros lugares de trabajo, también por parte de nuestros compañeros (junto a otros venenos, como el racismo). También porque de solidaridad las mujeres sabemos bastante, y podemos poner a disposición nuestras mejores características como género para revolucionar las relaciones, también en los lugares de trabajo.
Para nosotras, feministas revolucionarias, la liberación de nuestro género está ligada a la liberación de la humanidad. Por eso no consideramos liberación el reivindicar la igualdad de ser jefas, de escalar para oprimir como siempre han hecho los hombres. Ni queremos esperar, como siempre nos ha dicho el movimiento obrero, a que acabe la opresión de clase para que venga nuestra liberación. La solidaridad entre trabajadores y trabajadoras, la afirmación frente a los patrones, puede nutrirse con una solidaridad y una afirmación de género, es más, es indispensable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario